Somos Fibra: fusión de saber ancestral y diseño

Con la marca y el asesoramiento del INTA e INTeA, unas 270 familias campesinas y de pueblos originarios producen indumentaria y objetos de decoración con agregado de valor.

0000000

Alfombras de lana de oveja tejidas en telar, bolsas geométricas de cuero de cabra curtido y prendas de diseño que resignifican las tipologías tradicionales, como el poncho y la ruana. Estas son algunas de las artesanías que elaboran unas 270 familias campesinas y de pueblos originarios con la marca del INTA “Somos Fibra” y el asesoramiento de sus extensionistas.

En sintonía con el auge del comercio electrónico en América Latina, el INTA lanzará al mercado, mañana, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), una tienda online donde se comercializarán artesanías de todo el país. Participan autoridades nacionales e institucionales.

La plataforma “Somos FIBRA” es el resultado de un gran trabajo del grupo INTA. Una articulación que se basa en el trabajo con artesanos rurales de la Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión del INTA, la plataforma de comercialización on line que se desarrolló gracias a la organización comercial de NTeA SA, con financiamiento de la Fundación ArgentINTA y el asesoramiento de la economista especializada en diseño, Marcela Molinari.

Somos Fibra acerca el saber artesanal con identidad local a nuevos mercados”, aseguró Marcela Duhalde, responsable del área INTA Diseño y directora creativa del proyecto quien señaló: “La tienda online es una propuesta que impulsa la comercialización de los productos de la agricultura familiar, poniéndolos al alcance del consumidor urbano desde la comodidad de su hogar”.

En esta primera instancia, se presentarán colecciones de indumentaria, decoración y marroquinería, desarrolladas con artesanos de la Quebrada y Puna de Jujuy, de los Valles Calchaquíes de Salta y de la Puna de Catamarca.

Por su parte, Diego Ramilo –coordinador nacional de Transferencia y Extensión de INTA– aseguró que el proyecto se funda en la demanda de los grupos de artesanos respecto a diseño y comercialización. “Juntos, estamos desarrollando un proceso significativamente mejorado en cuanto a calidad, logística y estrategias de venta”.

La nueva marca del INTA “Somos Fibra” busca potenciar los emprendimientos artesanales de la agricultura familiar, mediante la incorporación de diseño como herramienta de agregado de valor y su comercialización desde una plataforma abierta al mundo.

Una tienda que potencia el saber local

La colección de “Somos Fibra” comenzó a desarrollarse en 2017, entre el equipo de INTA Diseño y los artesanos rurales de la Red Puna, Makiwan, CUM y El Kakán. Juntos, lograron incorporar conceptos de diseño a las artesanías y, así, agregar valor a los productos elaborados. Es que con el diseño se genera una diferenciación productiva que los vuelve competitivos para acceder a nuevos mercados.

Para Marcela Duhalde, “el diseño funciona como herramienta de desarrollo”, entender al diseño como estrategia permite que las artesanas “potencien y transformen los insumos naturales en productos afines al estilo de vida de las ciudades, mejorando sus posibilidades de venta y contribuyendo, así, al arraigo y desarrollo de las familias campesinas en sus territorios”.

Manos artesanas, protagonistas del logro

Historia, tradición y trabajo familiar son algunos de los valores que trasladan los productos elaborados por las artesanas de la Red Puna, Makiwan, CUM y El Kakán y cargados con la identidad ancestral y la tradición local.

La Red Puna es una organización que nuclea a 80 familias entre cooperativas, asociaciones, comunidades campesinas y de pueblos originarios de la Quebrada y Puna jujeñas. Tradicionalmente, crían llamas, las esquilan y acopian la fibra que, en parte venden y en parte la transforman en productos mediante los telares y el tejido tricot.

Por su parte, las Comunidades Unidas de Molinos (CUM) nuclea a 24 comunidades campesinas y de pueblos originarios del Valle Calchaquí Salteño. Las mujeres de estas comunidades crían ovejas en rebaños mixtos con cabras, las esquilan e hilan con huso. Con los hilados, ellas tejen a mano y los hombres en el telar.

La Cooperativa Agroforestal Jóvenes conocida como El Kakán nuclea a 20 familias de productores familiares de la localidad de Palo Blanco, Tinogasta, en la Puna catamarqueña que comercializan comestibles, vinos y artesanías. También realizan curtido artesanal de los cueros de cabra y oveja, resultado del autoconsumo familiar de la carne. Los más jóvenes lideran la línea de marroquinería de la colección Somos Fibra.

A su vez, Makiwan es una organización comercial joven que, desde 2016, reúne a distintas agrupaciones de artesanos rurales de Jujuy. Estas comunidades basan su economía en la cría de llamas y su utilización integral, principalmente para autoconsumo. Con la fibra de estos animales, 150 familias producen tejidos en telar y técnicas de tricot que venden en su local de la turística localidad de Purmamarca.

 

#somosbrulee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s